Make your own free website on Tripod.com

Nota Bibliográfica

[atrás] página principal  [siguiente]

Hans de Wit, En la dispersión el texto es patria. Introducción a la hermenéutica clásica, moderna y posmoderna. San José, Costa Rica, Universidad Bíblica Latinoamericana, 2002.

El año pasado, la UBL publicó el primer tomo de En la dispersión el texto es patria, de Hans de Wit, un libro de texto largamente esperado por estudiantes de toda América Latina. El doctor De Wit, con una amplia experiencia docente en Chile y en Holanda, ha resumido en este libro prácticamente todas las corrientes de interpretación bíblica. El tomo II se ocupará del libro de los Jueces. A continuación, presentamos un fragmento de dicho libro, perteneciente al capítulo titulado “El lector y la lectora rebelde..

LA ESCRITURA ES MÁS QUE TEXTO

En nuestra descripción de ciertas hermenéuticas modernas hemos visto la gran variedad de maneras de leer el texto bíblico y percibir su valor para la vida actual. En algunos casos, la sospecha ha llevado a la negación total del valor del texto bíblico. Un libro reciente de Wilfred Cantwell Smith lleva el título What is Scripture? (1993, ¿Qué es la escritura?).

También Cantwell Smith constata esa enorme variedad, que obviamente no se limita a la Escritura cristiana:

Confrontados y confrontadas por la extensión de las escrituras, por la diversidad de interpretaciones de textos específicos, por las alteraciones de énfasis entre escrituras específicas, por profundos cambios en el uso de la palabra y en la concepción que articula, por la ambigüedad en la consecuencia social y moral, nos preguntamos: ¿qué haremos de cara a esta variedad? (Cantwell Smith, p. 15)

En su libro, Cantwell Smith trata de responder a una pregunta que enfrentamos durante todo el segundo tomo de este libro: ¿Por qué se sigue interpretando un libro con textos que repugnan, que decepcionan y abandonan, difíciles de entender, que contradicen a veces nuestras más profundas convicciones? ¿Para qué seguir leyendo un libro cuyo texto constantemente tiene que ser reconstruido? ¿Por qué sigue siendo tan fascinante un libro que, en las palabras de Mieke Bal, está dotado de la capacidad de matar?: “De todos los libros, la Biblia es el más peligroso, el libro que ha sido dotado del poder de matar” (Mieke Bal, cit. En BCC 272).

Creemos que la respuesta a nuestra pregunta es que los textos bíblicos son parte de algo que es más que un texto. Los textos bíblicos constituyen lo que llamamos Sagrada Escritura.

Proponemos que ninguna teoría de la escritura, ningún significado asignado al término, ningún concepto que lo acompañe, servirá que no le haga justicia a esta variedad. Además, y este es mi segundo punto básico junto con el de la variedad: ninguna comprensión de la escritura servirá que no le haga justicia también a la absoluta riqueza y profundidad con la cual la vida humana ha sido infundida durante largos periodos para la mayoría de los seres humanos y sociedades, por medio de su uso y de su involucramiento con la escritura. Es difícil exagerar esta riqueza y esta profundidad (Cantwell Smith, p. 16).

La Escritura es más que texto. Pero ¿por qué sigue siendo tan fascinante, también para sus adversarios, la lectura e interpretación de la Sagrada Escritura? De hecho, si la Escritura es más que texto, ¿qué es, entonces la Escritura?

Cuando hablamos de la Escritura, nos referimos a más que textos literarios e históricos. Veamos algunas características de lo que es la Escritura. 1) La Escritura se compone de textos, pero es también fascinante por los acontecimientos que se esconden detrás de ellos. 2) Hablar de la Escritura implica hablar también del efecto histórico de la gente que puebla los textos. Hablar de la Escritura implica hablar de tradición. 3) Hablar de la Escritura implica hablar de la convicción de muchos de que estos textos y estas historias son inspiradas, son un regalo de Dios.

Podemos decir que la Escritura no es un hecho, sino un proceso. ¿Qué es lo que debemos considerar como lo esencial en el proceso que llamamos Escritura? ¿Son los textos o los acontecimientos a los que se refieren? ¿Son las historias y su aspecto narrativo? (Paul Ricœur) ¿Es el efecto histórico y la tradición?

La Escritura se genera por lo que las personas hacen.

Ningún texto es la Escritura. La Escritura llega a existir por la manera en que las personas se acercan a los textos. En ese sentido podemos decir que la Escritura es una actividad humana. La Escritura es la expresión de una relación particular entre las personas y los textos. La Escritura no es un atributo de un texto sino una característica de la actitud de comunidades de fe con respecto a lo que los no iniciados consideran como texto.

Para comprender realmente lo que es la Sagrada Escritura es necesario volver la mirada del texto hacia el lector o la lectora que experimentan el texto como una dádiva, como un don de Dios.